Próximamente

Anuncios

Muy dentro mío
una niña pidiendo ser liberada
una canción
el mismo sol
mil flores y tres estrellas
una razón
un mapa de ruta
un timón
un murmullo
un corazón
más de un sentido
Atesoradas las experiencias
Las heridas sanadas
y en proceso de sanación
Diez candilejas y un farol
la luna llena
y más cosas que aún no vi,
que aún no sé
Si entre el bullicio me ves silenciosa
ya sabés:
estoy en mí

Solo en sueños,
en mi recuerdo de remotas vivencias,
vuelvo a verte
Conecto con el instante
Todo en él es rebosante,
generoso y abundante
Parra perfumada
Patio de malvones
Macetas de latas de dulce de batata
Dalias y magnolias
Lirios y geranios
Uvas y risas,
Muchas risas
Una rayuela
Y vos junto a mí
Veo en la pared no revocada
nuestras sombras,
siluetas chinescas,
líneas libres acompasadas
con el juego de esa tarde hecha poesía

Un minuto de magia

Si pudiera hacer desaparecer algunas cosas enterrándolas, incinerándolas o simplemente usando magia haría desaparecer entre otras cosas los cumpleaños y sus reuniones por cortesía, por compromiso, por tradición. Y celebraría la vida porque sí, la amistad, y los logros, cumplir años no conlleva mérito alguno, el tiempo pasa para todos por igual.
Si pudiera, haría desaparecer el falso patriotismo, la moralina de las fiestas patrias, el acartonamiento de las formaciones y los desfiles, las filas en las escuelas, las oraciones desactualizadas, sin sentido, los discursos que nadie escucha, las palabras de otros que se leen como propias sin dar aviso del plagio al interlocutor.
Si pudiera eliminaría el deber ser en todas sus dimensiones e inventaría tintes que visibilizaran la envidia, la mentira, los celos, las falsedades, la hipocresía, el interés.
Si pudiera enterraría el dinero en todas sus formas, mejor lo quemaría y destruiría toda maquinaria que lo genere y hasta borraría de la memoria su uso.
Aniquilaría con una vara mágica toda forma de matar, menos esta vara que sólo aniquila lo que destruye la vida.
Y borraría la especulación, la cobardía, la desidia, la miseria, el hambre, las guerras, toda manifestación de violencia,… la ignorancia que olvida y que se enceguece en repetir las historias nefastas.
Y reinventaría el mundo, y desenterraría las almas valientes sin guerra. Y llamaría a las musas inspiradoras, y pintaría de colores los días y embriagaría de pasión los corazones, y liberaría las almas soñadoras. Y convocaría a todos los seres del universo para que se reconozcan y se reúnan por propósitos que se integren y nos eleven a una conciencia mayor más armónica y conviviente.
Sandra Defrancesco

Hagámosle espacio,
démosle vientre,
démosle útero,
que la ternura lo proteja,
hasta que pueda salir de cara al sol:
Mundo Nuevo

 

Respiro profundo y enlentezco mi andar
Una canción azul escucho a lo lejos
Percibo los latidos de la tierra
Sincronizo mis pasos y mi pulso
Me reconozco en los espejos
Y agradezcoDSC_0297

Deshojando todo verso que no resuene en vos,
agregando otros
resignificás cada palabra
y descubrís tu propia melodía
Porque somos poetas:
vos y yo

No le temo al vacío
Ni al silencio le esquivo
La hoja en blanco puede esperarme
Hoy confío

p

Retorno

Vuelvo
a reencontrarte con mis bases
con mis apoyos
con mi suelo
con mi gente
con mis principios
con mi esencia
con mis raices, mi barro
con las semillas que no germinaron,
las que se hicieron árboles
y las que me siguen esperando para que esparza mañana.
Contener al mar en cada caracola
soltar el timón
para morir en algún muelle con el mar

Sandra Defrancesco- Collage